Historia de un ídolo: RICARDO MONTANER (X)


En la 10 entrega del libro “Como se llega a la cima del cielo”, conoceremos algunos testimonios de su ex esposa, Ana Rosa Vaz Ponicke, madre de sus dos primeros hijos, así como detalles de sus otros hijos y su familia.

T E S T I M O N I O S: Ana Rosa Vaz Ponicke Fue Ana Rosa Vaz Ponicke, ese primer sueño en el que todo muchacho piensa. Ella nacida en las Islas Canarias, España, el día 22 de enero de 1958, justo un día antes de que en Venezuela, cayera la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez. Llegó siendo aún muy niña a este país petrolero, con sus padres, Lino Vaz Araujo y Ana Rosa Ponicke. Para Ana Rosa Vaz, hablar de Héctor como ella prefiere llamarlo (porque lo conoció muchos años antes de que el decidiera colocarse un nombre artístico), es traer a la mente al padre de sus dos hijos mayores. Simplemente eso. De hecho ella dice , un tanto jocosamente, después de muchos años de divorcio, que “me casé con Héctor Reglero, no con Ricardo Montaner”, que además “es un excelente padre, pero a mi no me sirvió como esposo”. Para ella que contrajo matrimonio con Héctor (o Ricardo Montaner), cuando apenas alcanzaban la mayoría de edad (18 años), su relación con el esposo fue un poco distante, debido a que él le dedicaba bastante tiempo a su gran pasión, la música. Confiesa que siempre estuvo segura que él lograría sus metas artísticas. Sabía de su talento y dedicación y siempre que tuvo la oportunidad le ayudó, entre otras cosas llegó a pegar afiches para promoverlo y también visitó estaciones radiales del Zulia, cuando él promocionaba sus primeros temas, que eran a nivel regional, antes del gran salto a Caracas. Otra testimonio que cuenta Ana Rosa y que la mayor parte de la gente ni se imagina, es que fue precisamente ella, la que enseñó a Ricardo a sacar notas de una guitarra. “Yo pertenecía a la Estudiantina del Colegio de Monjas donde cursaba secundaria y estudiaba música. Un dia me di cuenta que él charrasqueaba la guitarra, pero no le salía bien y yo que tenía conocimientos de ese

instrumento, le indicaba como debía hacerlo y como él es fácil para la música, pues aprendió. Por cierto que voy a tener que cobrarle regalías en dólares, para que me pague por esa enseñanza”, expresa sonriendo la ex esposa.

Para la progenitora de los dos primeros hijos del cantante, la separación de ambos se hizo casi una necesidad, ya que su actividad como artista prácticamente no le dejaba tiempo para el hogar. Incluso habían hablado para vivir ambos con sus hijos en Caracas y así estar más cerca, pero eso no se dio, a pesar de que ya ella tenía hasta pre inscritos a los entonces niños Alejandro y Héctor, en un instituto de la capital de la República. Llegado ese momento, conversaron una vez más y fue entonces cuando Ana Rosa, presionada por la incómoda situación, tomó la decisión y le dijo a Ricardo “busquemos abogados para que nos ayuden jurídicamente en la separación y nos divorcien”. Recordó ella, que en la década de los setenta, estuvieron distanciados casi un año y fue en los tiempos que el cantautor estuvo muchos meses fuera de Venezuela, entre otros lugares, en Lima, Perú, donde llegó a participar en festivales, ¿Qué motivos crees tu que hayan influido, además de los propósitos musicales de Montaner, en la separación de ambos? – le preguntamos a la ex de Ricardo-. Su respuesta: nuestra inexperiencia por casarnos tan jóvenes, con apenas dieciocho años de edad ambos, fue una de las causas, esto lo reafirma su mamá, la ex suegra de Ricardo, también de nombre Ana Rosa. Igualmente creo que el hecho de que yo aceptara no asistir a la mayoría de sus presentaciones artísticas, a pedido de él, fue otra falla. Sonríe una vez más y dice en buena frase maracucha, “el ojo del amo es el que engorda el caballo”. y yo no estaba allí y se que eso ayudó a enfriar la relación.

“Realmente la mejor decisión que tomamos fue separarnos definitivamente, porque así él podía continuar sin el obstáculo que yo pudiera representar en aquel momento y para mi zafarme de esa unión era una especie de alivio, porque tal como estaba planteada, era casi un tormento”. Ahora bien, lo que sí queda claro en esta historia, –dijo la ex de Montaner- es que yo me comí las frutas verdes y ahora se las comen maduras. Por cierto que varios años después de su divorcio, Ana Rosa contrajo segundas nupcias con uno de sus colegas, de apellido Queípo, que al igual que ella, es médico en la especialidad de ultrasonido (ecografía), Un matrimonio sólido, donde se siente valorada como esposa. Tienen dos hijas y ambas se llevan maravillosamente bien con los hijos que ahora tiene Ricardo, con su actual esposa Marlene Rodríguez Miranda. HIJOS CANTANTES: Cuando habla sobre sus dos hijos varones, Ana Rosa deja claro, que siempre visualizó que el menor de ellos, Héctor, el mismo que impuso a nivel internacional el tema “Amor del Bueno”, se dedicaría al mundo del espectáculo. De hecho no quiso seguir estudiando, solo alcanzó el primer año de bachillerato (séptimo grado) y al igual que su padre, lo que siempre quería era cantar. En el caso de Alejandro, el mayor, también se identificaba con la música, pero sin obsesionarse como su padre y su hermano. De hecho estudio dos profesiones en los Estados Unidos, Mercadeo y además se especializó en el manejo de lo que es el negocio del entretenimiento artístico. Esa aseveración de Ana Rosa tiene base sólida, hasta el punto que el propio Alejandro ha dicho, que no aspira a llegar a la madurez cantando, más bien prefiere pensar que va a tener en la prosperidad su propia empresa de espectáculos, la cual ya fundó y está en funcionamiento. Algo que la ex esposa de Ricardo Montaner, ha tenido claro, es que el amor a la música de sus dos hijos varones, los ha mantenido alejados de ella, porque viven en los Estados Unidos y sus actividades artísticas no les permite venir con mucha frecuencia a donde ella vive, que es en Maracaibo.

DOS HERMANOS Y CINCO HIJOS Aparte de sus dos hijos mayores, Alejandro y Héctor, hijos de Ana Rosa Vaz, Ricardo Montaner tiene otros tres hijos de su matrimonio con Marlene Rodríguez Miranda. Son ellos, Ricardo Andrés, que nació el 21 de noviembre de 1990 (por cierto que este nombre lo sugirió el primer hijo de Montaner); Mauricio, el 17 de agosto de 1993 y Eva Luna, cuyo advenimiento fue el 7 de agosto de 1998. Con respecto a los hermanos del cantautor, tiene dos, Norma que es del primer matrimonio de sus padres, es decir Eduardo Reglero y Martha Montaner y Carlos Eduardo, que nació el 16 de agosto de 1991, hijo del segundo matrimonio de su papá y la señora Margarita. Norma vive con su esposo Juan Carlos y sus hijos en Miami y Carlos Eduardo, con su mamá en Maracaibo y quien por cierto es un músico en toda la extensión de la palabra, ya que ejecuta tanto el piano, como el cuatro y la guitarra. Hasta ahora no ha probado suerte como cantante.

TELENOVELAS QUE LLEVAN SU SELLO MUSICAL: Montaner se ha catapultado como el más codiciado de los cantautores latinos, en lo que se refiere a identificar musicalmente obras dramáticas. Su proyección a este nivel es como “la cima del cielo”, sobretodo cuando analizamos que las telenovelas forman, quizás la parte más importante de la industria televisiva. Es el producto más negociado dentro de este campo y son muchos los países que las transmiten, por lo tanto están muchos dólares en juego. Las naciones que más solicitan composiciones de Ricardo, para colocarlas como temas musicales que identifiquen a sus producciones dramáticas, se cuentan, México, Argentina, Venezuela, algunas creaciones con artistas latinos que se realizan en Miami y también en Colombia, cómo fue su aparición con el tema “Bésame”, en la exitosa obra “Betty La Fea”. Parte de esas inspiraciones de Ricardo, que además él mismo canta, son: “Ay Amor”, para la telenovela argentina “Padre Coraje”,que transmitió el canal 13 de ese país sure- ño;. “Amarte es mi Pecado”, para identificar el dramático mexicano del mismo nombre y que salió al aire en pantalla de Televisa; “Bésame”, que fue incluida en la trama de la súper popularizada “Betty La Fea” y donde el propio Ricardo aparece en varios capítulos, en la proyección que hizo la cadena RCN de Colombia; “El Poder de tu Amor”, que fue el tema de “Calypso”, protagonizada por Chiquinquirá Delgado, ex esposa de Daniel Sarcos, animador de “Sábado Sensacional” y “La Guerra de los Sexos”. La misma estuvo en pantalla de Venevisión en Venezuela. Igualmente, “Cada quien con cada cual”, para la novela venezolana “Amantes de Luna Llena”, en el canal cuatro de Venevisión; “Para Llorar”,en la obra “Destino de Mujer”, también en Venevisión – Venezuela; “Heridas de Amor” de factura mexicana, que fue proyectada entre otros países en Venezuela; “Yo sin ti”, identificó musicalmente a “Emperatriz” de corte venezolano y producción de Marte Televisión; “Déjame Llorar”, especialmente para el dramático “Mundo de Fieras”, para la televisora venezolana Venevisión; “Tan Enamorados”, para la telenovela “Niña Bonita”, que fue la primera que produjo como tema musical de este tipo de obras y donde por cierto él tuvo su debut y despedida (hasta ahora) como actor, en un papel de médico. Aquí la protagonista fue la consagrada ex reina de belleza Ruddy Rodríguez y fue vista por Venevisión; Otros temas musicales, siempre como cantautor, que han identificado este tipo de espacios, han sido, “Vamos a Dejarlo”, para la obra “Esa muchacha de ojos café”, para Venevisión y “Yo que te amé” de la telenovela “Enamorada”, para Venevisión de Venezuela. Todas esas obras en cuestión, han sido difundidas en diferentes países, lo que indudablemente le han servido para reforzar su imagen en toda América, tanto en el norte, centro y Sudamérica, donde es un monstruo sagrado y esos pueblos le han idolatrado, reconociéndole su talento artístico. También en buena parte de Europa, es una figura altamente conocida y popularizada.

#Musica #Arts #RicardoMontaner

6,647 vistas