Angelique Kerber da la gran sorpresa y derrota a Serena Williams


Angelique Kerber da la sorpresa y derrota en tres sets (6-4 3-6 6-4) a Serena Williams en la final del Open de Australia. La alemana amanecerá el lunes como la nº 2 del mundo

Angelique Kerber se proclamó campeona del Open de Australia 2016, tras vencer contra pronóstico a Serena Williams, por 6-4 3-6 y 6-4, en un encuentro que acabó de manera inesperada, pues la número 1 logró remontar un 2-5 y servir para igualar el tercer set. Allí, Kerber logró cerrar la final, creciendo y ofreciendo su mejor competitividad en el parcial decisivo. Como si salvaguardara el récord de su compatriota Steffi Graf, Kerber terminó en lágrimas, haciéndose con su primer Grand Slam y convirtiéndose en la nueva número 2 del mundo.

Cuatro primeros saques y un juego en blanco para Serena Williams. Así comenzó una primera manga aparentemente cargada de intenciones por parte de la número 1 del mundo. Con una firmeza imponente, pareció establecer distancias desde la primera pelota, intimidando a su rival, debutante en finales de Grand Slam. Sorprendentemente fue un juego completamente aislado a lo que fue sucediendo desde el segundo game. Desde ahí, Serena se descompensó y fue propagando errores no forzados uno detrás de otro.

La final dependió en todo momento de su iniciativa, lo que puso a Kerber en una situación que agradece, si la menor de las Williams no se muestra intratable al servicio. La jugadora germana, desde la contra y observando un unforced tras otro, se hizo con dos breaks, y a pesar de ofrecer un 45% de primeros saques, sólo afrontó una bola de break. Mientras Williams no cerrase el grifo de concesiones, Kerber permanecería con opciones en la final. 0 aces y 23 no forzados fueron suficientes: Kerber se adelantaba, 6-4.

Con su habitual proceder para calmar su tenis y hacerlo sostenible, Serena cuajó un segundo set impoluto. Dejó atrás la precipitación, se enfocó sobre su primer envío (del 55% de primeros pasó al 67%), redujo los errores de 23 a 5 y conectó 16 ganadores para dictar sobre la Rod Laver Arena el tenis que la convierte en intocable. Kerber apenas pudo ponerse a defender la calidad, ya serenada, de los golpes de su oponente. Reconocible en su tenis y con el partido igualado, la tercera manga dirimiría el primer enfrentamiento entre ambas (5-1 hasta hoy para Williams) que se iba a decidir en el parcial decisivo.

En el tercero se comprobó toda la esencia que define y caracteriza a Kerber. Y además, subiendo de nivel. La de Bremen se puso 2-0 arriba, con una entereza impropia del 90% de rivales que Williams enfrenta tras igualar el choque a un parcial. Con una defensa fugaz de las esquinas, sin ceder medio metro ni un segundo de esfuerzo, Kerber mantuvo una concentración y una convicción que tuvo su punto álgido con dos puntos de pura épica, uno en el segundo juego y otro en el sexto, para ponerse 3-2 y 15-40 sobre el servicio de Serena. Dos bolas de break para colocar el 4-2.

#Sports #Tennis

8 vistas0 comentarios