Jean Pascal: Misión cumplida