El legado de Tito Puente se mantiene vigente a 20 años después de su muerte