Kendrys Morales: el nuevo ídolo de Toronto


La vida suele tener esos capítulos emotivos en la que la perseverancia, la dedicación y el trabajo fuerte en algún momento rinde sus frutos. Los deportistas no están exentos de esta realidad, ni siquiera el más afamado de todos.

La gran mayoría de los mejores atletas del mundo ha tenido que pasar por situaciones adversas en sus carreras. Ya sea en lo individual, en lo colectivo e incluso en lo familiar, pero a la larga las superan para lograr consagrarse.

Una bonita historia que sirve de ejemplo y que salta a la palestra actualmente por lo que ha sido su explosión ofensiva en el béisbol de las Grandes Ligas, es la del cubano Kendrys Morales, integrante esta temporada del equipo de los Azulejos de Toronto.

En el mes de Agosto el antillano se ha encargado de ocupar por gran parte los titulares de la prensa después de que alcanzó una seguidilla de siete encuentros consecutivos dando por lo menos un jonrón y que se convirtió en la segunda cadena más larga de este tipo, superado solo por los ocho que tuvieron, Dale Long (1956), Don Mattingly (1987) y Ken Griffey Jr (1993).

Desafortunadamente para él, el lunes 27 de agosto la racha llegó a su fin, pero le sirvió para adjudicarse el premio como el Jugador de la Semana en la Liga Americana.

“Tenía que terminar un día”, aseguró le manifestó Morales al portal oficial de Las Mayores en español. “Es algo increíble, algo por lo que estoy bien orgulloso y me pone bastante contento. Nunca pensé que haría algo así en mi vida, así que estoy feliz por eso”, expresó un evidentemente emocionado jugador de 35 años de edad.

Aunque se convirtió por un instante en una de las vedettes del mejor beisbol del mundo, el camino que atravesar para volver a estar en la cúspide no fue ni ha sido nada fácil, pues estuvo lleno de altibajos e incluso vivió un incidente que por instante amenazó con acabar su carrera.

En el año 2010 el antillano sufrió una de las peores lesiones que puede sufrir un deportistas, la fractura de la tibia y el peroné, tras llegar al home plate en la celebración de un jonrón que le puso punto final a un partido frente a los Marineros de Seattle. En aquella ocasión Morales se mantenía con el uniforme de los Angelinos de Anaheim, quienes le dieron la oportunidad de recalar en la MLB tras su deserción de la isla en la que nación.

Luego de un largo proceso de recuperación, el robusto toletero no volvió a ser el mismo. El poder que lo caracterizó en la campaña de 2009 se fue diluyendo y aunque consiguió contrato con Seattle tras su salida de Anaheim en 2012, no pudo rendir los dividendos esperados y recaló en los Mellizos de Minnesota para el final de la zafra 2014.

Para 2015 Morales firmó como agente libre con los Reales de Kansas City y allí retomó su calidad ofensiva, incluso convirtiéndose en pieza clave para la consecución del título para los monarcas, con quienes estuvo una campaña más.

Fue entonces en 2017 cuando el cubano pactó con los Azulejos de Toronto, equipo al que llegaría para cubrir la vacante dejada por el cubano Edwin Encarnación y no ha desentonado, a pesar de que en este 2018 tuvo un inicio lento, pero en sus últimas actuaciones se ha reivindicado y aunque su escuadra no está en competencia por acceder a la postemporada, su nombre es ahora más cotizado en la cosmopolita ciudad canadiense de Toronto, en la que se ha convertido en una especie de ídolo para los aficionados.

Foto: Bluejays.com

#Sports #Baseball #MLB #RaynerRico

9 vistas0 comentarios