El nuevo Super Barcelona ya tiene su primer trofeo


La ciudad de Tánger, en la nación africana de Marruecos, fue propicia para que un Fútbol Club Barcelona repotenciado en este 2018 obtuviera su primer trofeo de la temporada: la Supercopa de España.

La escuadra de Ernesto Valverde derrotó 2-1 al Sevilla gracias a un magistral gol del francés campeón del mundo Ousmane Dembelé y también a lo que fue la actuación del guardameta alemán, Marc-André ter Stegen.

Dembelé descongestionó las acciones cuando todo pintaba a una definición desde el punto penal con un derechazo a la escuadra del arco custodiado por Tomas Vaclik en el minuto 78.

El Sevilla tuvo la oportunidad de igualar el marcador sobre el minuto 90, pero Wissam Ben Yedder se topó con Marc-André ter Stegen, que le tapó el penalti definitivo que amarró la copa para la escuadra catalana.

Así culminó un partido lleno de emociones y en el que hubo un choque de estilo previsto en la propia antesala del partido. EL Barcelona manejó la pelota, propuso llegadas con verticalidad, mientras que los andaluces apostaban al esperar en su propio territorio, preparado al detalle para transformar en amenaza cualquier error del rival. Incluso, desde esa estrategia surgió el primer tanto del partido.

Los azulgranas se vieron incómodos, rodeados y agobiados cada vez que trasponían la línea que divide la cancha. Solo 9 minutos duró el cero después de que pablo Sarabia aprovechó del todo una asistencia del colombiano Luis Muriel, quien atrajo y burló tanto a los dos centrales antes de cederle el balón al goleador.

Con la pizarra 1-0 se mantuvo la primera parte hasta que emergió la figura del astro argentino Lionel Messi, quien en la fracción 42 con un preciso cobro de tiro libre puso en aprietos a Vacklic, que con complicidad del poste dejó la pelota regada y el atento Gerard Piqué no desperdició el chance para empujarla y enviarla al fondo de las redes.

En la segunda parte hubo al menos un par de ocasiones para cada equipo, que no fueron transformadas en gol colocó el partido en una letanía. Franco “El Mudo” Vázquez lo intentó por el Sevilla, primero con la cabeza y luego desde la media distancia, mientras que Luis Suárez demostró que no está al cien por ciento de sus capacidades físicas al no finiquitar un par de intervenciones que en otro momento las habría celebrado.

Bajo este marco de impresiones de lado y lado apareció Dembelé para fulminar las esperanzas de los sevillistas y darle a su equipo la oportunidad de hacerse con su decimocuarta copa de España, la mayor cantidad para club alguno en la historia del balompié hispano y la primera de Messi como capitán.

Foto: Agencias

#Sports #Futbol #FútbolClubBarcelona #RaynerRico

0 vistas