Mundial Rusia 2018 - Rusia montó una fiesta inaugural con música y goles


Rusia inauguró su primer Mundial por todo lo alto con música, bailes y estrellas sobre el rectángulo de juego del histórico Estadio Olímpico Luzhniki de Moscú.

El planeta se paralizó por unos instantes. Como suele suceder cada cuatro años. Y es que Rusia inauguró su primer Mundial por todo lo alto con música, bailes y estrellas sobre el rectángulo de juego del histórico Estadio Olímpico Luzhniki de Moscú.

Bailarines, violinistas y pianistas amenizaron la entrada del cantante británico Robbie Williams, quien puso a bailar a todos los presentes en el recinto capitalino interpretando varios de sus éxitos, incluido “Angels” uno de sus más famosos hits y lo hizo junto con la artista local, la tenor Aida Garifullina.

Entre la algarabía del público y el propio show de Williams hicieron acto de presencia dos de las figuras más reconocida del balompié internacional: Iker Casillas y Ronaldo. El portero español portó la copa que se le entregará al campeón del certamen; mientras que la presencia de “O fenómeno” se limitó a solo un amague para que un niño que entró al campo a su lado pateara el balón oficial, el Telstars 18, y Zabivaka, la mascota oficial, lo detuviera como el simbólico saque inicial.

La fiesta no acabó allí. Al menos no para los anfitriones, que extendieron su celebración hasta el final de los 90 minutos en lo que fue el primer partido del Grupo A, que tuvo como protagonistas a Rusia y Arabia Saudita.

La escuadra local sorprendió a todos, y no por la victoria que logró, sino por la magnitud de la contundencia con la que lo hizo con pizarra de 5-0. Resultado que si se quiere era inesperado, tomando en consideración el bajo rendimiento exhibido durante los partidos previos a la Copa del Mundo.

El combinado ruso tuvo un comienzo dubitativo. Más de estudio al rival, que de querer hacer daño. Aunque al minuto 12 dio un golpe sobre la mesa y el centrocampista Yuri Gazinskiy se convirtió en el autor del primer gol del Mundial con un cabezazo cruzado que dejó al portero saudí, Al Muaiouf, sin oportunidades.

La algarabía y el júbilo embargaron a los aficionados residentes, que 12 minutos más tarde, vieron como uno de sus principales referentes, Alan Dzagoev, tuvo que marcharse del partido por una fuerte lesión en la pierna izquierda.

El técnico Stanislav Cherchésov optó por darle cabida a Denis Cheryshev, jugador del Villarreal español y con pasado en el Real Madrid, que a la postre se convirtió en la gran figura de la noche moscovita.

Cheryshev puso la segunda diana en la pizarra con una exquisita definición que enmarcó lo que fue una gran jugada colectiva. El zurdo regateó con un pique a dos defensores árabes para luego con la pierna izquierda sacar un potente disparo que no encontró ningún tipo de resistencia del guardameta rival.

Tras el medio tiempo, Rusia volvió a copar la escena frente a un cuadro de Arabia Saudita que los exigió muy pocos. De hecho, no tuvieron ningún remate directo al arco a lo largo del compromiso y la efectividad de los dueños de casa se los hizo pagar con un trío de goles más, incluidos otro de gran factura de Cheryshev y uno de tiro libre del segundo mejor jugador sobre el terreno, Aleksandr Golovin.

De esta manera, Rusia conquista sus primeros tres puntos y se ubicó provisionalmente líder del pool A, a la espera de lo que suceda este viernes en el desafío entre los otros dos miembros del grupo, Egipto y Uruguay.

#Sports #Futbol #MundialdeFútbol2018 #RAYNERRICO

12 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo