Una victoria importante para Pacquiao


Pacquiao derrota a Bradley y es el nuevo campeón mundial del peso Welter de la OMB. Timothy Bradley fue dos veces a la lona y no supo cómo boxear frente a "PacMan".

Manny Pacquiao (58-6-2, 38 K.-O.) añadió otro título más a su brillante carrera. Tal como lo habíamos pronosticado, el boxeador filipino se tituló como el nuevo campeón del mundo de la categoría Welter de la OMB en el MGM Grand Garden Arena de Las Vegas. Ahora “PacMan” y su equipo tendrán que pensar bien si éste fue el último combate de su brillante trayectoria profesional. En la pelea, pactada a doce asaltos se vio a un Pacquiao mucho más activo, dominador del centro del ring, llevando siempre la iniciativa, ante un Timothy Bradley (33-2-1, 13 K.-O.) que no supo interpretar las consignas que le lanzaban desde la esquina y que en ningún momento descifró a su rival.

El inicio de un combate de estas características fue como se esperaba, de tanteo, con ambos púgiles estudiándose, pero Pacquiao, muy ágil de piernas en todo momento y muy rápido a la hora de pensar, conseguía lanzar un par de buenas izquierdas. El quinto asalto resultó espectacular. Puede que el mejor, con buen intercambio entre ambos púgiles, dando pie a un sexto asalto muy igualado, abriendo las puertas al que iba a ser el mejor round de Bradley, el octavo. En el tramo intermedio de la pelea daba la sensación que Bradley iba a más, pero no hizo presión, Manny Pacquiao leía rápidamente la jugada e impedía el resurgir de un rival que no reaccionó. “No esperes a que sucedan las cosas”, le decían desde su esquina al boxeador norteamericano, pero cuando quiso subirse al tren de la victoria ya era demasiado tarde. En cambio, el boxeador filipino nunca bajó la guardia y siempre mantuvo la misma actitud, sin pasar apuros. Bradley fue a la lona en el séptimo asalto por primera vez, pero fue en la segunda caída, en el noveno round, cuando realmente acusó el golpe. A esas alturas Bradley estaba desconcertado. Había apostado, o al menos así lo parecía, por esperar el momento, por ser paciente. Viendo que esto no le valía decidió pasar al ataque, pero cuando lo hizo, Pacquiao lo llevó a la lona.

En la recta final del combate le recordaban a Bradley la necesidad de acelerar sus acciones, de buscar un golpe letal, que al menos hiciera dudar a los jueces, que estos vieran que podía poner en peligro al oponente, pero la esperada reacción no llegó. Es más, Pacquiao acabó la pelea atacando él, sacando una buena combinación de manos y demostrando que se había preparado de forma excelente para este combate, ante un público que enloquecía viendo la exhibición de su ídolo.

Como era de esperarse, al final los jueces, proclamaron por decisión unánime a Manny Pacquiao como el nuevo campeón del título Welter de la OMB. La puntuación fue la siguiente: 116-110, 116-110, 116-110, todos a favor de Manny Pacquiao. Para Bradley es la segunda derrota de su carrera (ambas ante Pacquiao), luego de 36 combates.

Este triunfo hará pensar al filipino si le ha llegado el momento definitivo de bajarse del ring (algo con lo que tanto él como su equipo estuvieron jugando antes de su pelea de Las Vegas) o si bien éste puede esperar un poco para seguir escribiendo grandes veladas de boxeo y haciéndose con buenas bolsas. Por lo pronto, Pacquiao retornará a su país para proseguir con su campana politica.

#Sports #Boxeo

11 vistas0 comentarios