Historia de un ídolo: RICARDO MONTANER (IV)


Como se llega... a la Cima del Cielo

Orlando Bohórquez

Continuamos con la vida del cantautor Venezolano/Argentino, Ricardo Montaner. Sus luchas por hacerse de un nombre dentro del mundo de la canción son contadas de manera precisa por Orlando Bohórquez, en esta cuarta entrega del libro “Como se llega a la cima del Cielo”.

CASADO, LUCHA ENTRE EL HOGAR Y SU MÚSICA:

Así como estaba convencido Ricardo Montaner, de que su norte definitivo era hacer música, cantar y proyectarse internacionalmente, también empezó su problema interno en el hogar, donde ya tenía una esposa que le exigía y unos suegros que estaban allí vigilantes, porque la pareja vivía arrimada en la casa de ellos. Estos a pesar de que los protegían y ayudaban y entendían la posición de Ricardo, a su vez presionaban para que el joven cantante compartiera su tiempo entre la música, los estudios universitarios (lo cual no quería hacer) y que buscara un trabajo que le permitiera cubrir parte de los gastos de la casa.

Ante esta situación, Montaner señalaba enfáticamente y convencido de su dominio artístico “yo lo que voy es a ser cantante y no me voy a rayar metido en una oficina”. A esto su esposa Ana Rosa le refutaba “entiendo que tu quieras triunfar como cantante, pero mientras eso ocurre, de que vamos a vivir”. Confiesa la madre de Alejandro y Héctor Montaner, que en esa difícil etapa, ella tuvo que recurrir a compartir sus estudios de medicina (los cuales cristalizó), realizando trabajos de secretaria (es graduada también en ello) “pasando tesis estudiantiles y otros trabajos que me solicitaban”. Además, como sabe manejar títeres, se ganaba otro dinero extra con eso.

A pesar de la negativa de Ricardo, de trabajar en oficinas u otra cosa que no fuese cantar, su esposa Ana Rosa Vaz lo apoyaba al máximo y salía inclusive a las emisoras de radio para ayudarlo en la promoción de su imagen y de los primeros temas musicales que grabó. “Llegué a pegar muchos afiches de Ricardo y a entrevistarme con gente de la radio para colaborar con él“ –dice-

GRABA SUS PRIMERAS CANCIONES.

Siguen los conflictos internos en la familia, por la posición de Ricardo, de solamente querer cantar, sin embargo a instancias de su suegro, el profesor Lino Vaz Araujo, se inscribe para estudiar ingeniería, pero abandona los salones de clases rápidamente. Después lo intenta en la Escuela de Periodismo (Comunicación Social) de la Universidad del Zulia y a la par, graba varios temas, que rápidamente empiezan a sonar en las diferentes estaciones radiales de Maracaibo y del estado Zulia en general. Uno de sus grandes aliados para este primer intento de promocionarse en el mundo del disco, fue el cantante ítalo-venezolano Roberto Lutty, que le tendió la mano en tal sentido, con su sello local “Gaviota”, en combinación con la discográfica Discomoda, de César Roldán, que tenía fuerza a nivel nacional y donde grababan en aquel entonces “Los Melódicos” de Renato Capriles, el grupo gaitero Cardenales del Éxito, e inclusive la orquesta Billos. Por cierto que años más tarde, Lutty fue asesinado despiadadamente a puñaladas, en su residencia ubicada en la Costa Oriental del Lago, donde además era dueño de un restaurant. A propósito de Roberto Lutty, fue justamente este personaje quien le vendió a Montaner el primer vehículo que tuvo, o mejor dicho, quien le pagó a Lutty, fue el suegro de Ricardo, quien se lo facilitó para que se movilizara. Era un Malibú color blanco

Algo también significativo en la carrera artística del cantautor, que involucra a Roberto Lutty, es que fue él quien le pidió se colocara un nombre artístico. Un buen día le dijo, “tienes que cambiarte ese nombre (Héctor Reglero), porque no suena bien para un cantante, además actualmente hay intérpretes popularizados en Venezuela, cuyos nombres son, Héctor Cabrera, Héctor Murga y en Maracaibo está Héctor Lazarde. Así que escoge entre Rodrigo y Ricardo y te colocas el apellido de tu mamá (Montaner)”. Escogió Ricardo y lo demás es historia con respecto al nombre.

Entre esos temas que sirvieron para que Montaner diera sus primeros pasos a nivel discográfico, se cuenta, “Mares”, que no tuvo aceptación, es decir “nadie lo compró” y Ricardo ha dicho: “me quedaron casi todos y me ha servido para regalárselo a mis amigos y familiares”, es decir quedó como un recuerdo de esos inicios, que no siempre son tan “color de rosa”. Luego vino el elepé de nombre “Cada Día”, donde se incluían también los temas “Dile” “Vuelve Conmigo”, “Pedro Pinto” y otros que sonaron regularmente en el occidente del país. También grabó un tema que significó mucho para él, dedicado a su papá, titulado “Canta Viejo Canta”, que lo estrenó en el festival de Ancón, en el Perú y que era como el broche de oro en sus presentaciones personales, ya que hacía levantar al público de sus asientos en cada ocasión. Este álbum (LP) grabado son el Sello Palacio, de Caracas, se logró en gran parte por el apoyo del “indio” Jaime González, que era promotor estrella de esa disquera. Cabe destacar que en la grabación de estas canciones, escritas por el mismo Ricardo, gran parte de los costos de producción eran pagados por el mismo cantautor, nacido en Argentina, pero nacionalizado “maracucho”, como él mismo lo afirma.

Bueno es mencionar, en esta parte en que se habla de esas primeras intentonas de Ricardo, en incursionar con fuerza en el mundo de las canciones, que el primer tema que compuso siendo casi un niño, fue “Noches de Primavera”, inspirado en su primer amor de mujer, es decir en Ana Rosa Vaz, que pocos años después fue su esposa y madre de sus dos primeros hijos (ahora figuras del canto) Alejandro Manuel y Héctor Eduardo Montaner. Ese tema “Noches de Primavera”, lo creó cuando cursaba apenas el tercer año de bachillerato, mientras andaba de excursión con sus compañeros de estudios del Liceo “Claret” y esa inspiración le llegó a orillas de una playa. La canción en referencia (nunca grabada) la compuso acompañado de su guitarra, viendo las olas y las estrellas de la noche, en el sector El Moján, en las afueras de Maracaibo.

La letra de la misma dice así:

Noches de Primavera

En las afueras estás tú,

Está el mar

Y estas tú

Tu pelo volando está

Con el viento,

tus manos heladas son

Por el fresco es amor,

Es un milagro de amor

Es amor, amor, amor

Es un milagro de amor

En ese mismo lapso, cuando ya tenía la inquietud de componer canciones, despuntaba otro intérprete zuliano de nombre Carlos Moreno, que se había iniciado con mucho éxito en un grupo de nombre “Los Hippies” y luego en otro que se consagró, llamado “La Gran Fogata”. Con el paso del tiempo, entre ambos cantantes surgió una rivalidad, creada más que todo por la prensa y por el público en general, que los veía a ambos como las figuras que más despuntaban en aquellos años setenta. Mientras Montaner se arriesgó y se enfrentó con decisión a muchos de los sinsabores de la capital de la República, Carlos Moreno, también con gran talento para componer y cantar, decidió quedarse en Maracaibo, donde sigue actuando y tiene un próspero estudio de grabaciones musicales. A propósito de “La Gran Fogata”, Montaner ha señalado en reiteradas ocasiones, que ese fue el primer grupo musical de su preferencia.

Esos primeros años de la década de los setenta, fue de mucha actividad artística para Ricardo en la región donde vivía, pero su norte, su pensamiento estaba mucho más allá, realmente su deseo de triunfar en el campo de la música no tenía límites. Por eso empieza a mirar firmemente hacia la capital de la República y cada vez que tenía oportunidad y sus recursos monetarios se lo permitían, viajaba a Caracas y hacía contactos con gente del mundo discográfico y también de la televisión, específicamente Venevisión, donde está el mejor musical de la pantalla chica nacional, léase “Sábado Sensacional”, donde lo presentaron en varias ocasiones, primero bajo la animación de Amador Bendayán y luego con Gilberto Correa al frente del mismo. Después fue que surgió el actual animador Daniel Sarcos, que aun cuando nació en Caracas, fue criado también en Maracaibo, lo que da una idea clara de los grandes talentos artísticos que salen de esta región, que vio desarrollar a Montaner…

#Arts #RicardoMontaner

172 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo