Irem Bekter: Una actriz prestada al canto


Hablar de Irem Bekter es hablar de arte. Actriz, bailarina, cantante, amante del Jazz, fiel representante del tango, políglota.Con una carrera que comenzó hace ya más de 25 años. A la temprana edad de 8 años, sale de Estambul, su ciudad natal, rumbo a Inglaterra donde se establece y comienza su carrera en las artes.

Recibió diplomas en ballet clásico y danza jazz de la Escuela de Ballet de Elmhurst y se perfeccionó en la Royal Academy of Dance. Además, se graduó en la Webber Douglas Academy de arte dramático, donde estudió teatro, artes de radio, televisión, dirección, música y canto. Nos cuenta que fue la actriz ,más joven de una importante compañía de teatro en Inglaterra, haciendo papeles donde compaginaba el canto y la danza, aunque sus comienzos fueron en la danza clásica. Diez años más tarde, después de haber iniciado su carrera en Londres, Inglaterra, decide trasladarse a América y se establece en Argentina, país donde comienza una prolífica carrera, que la llevó hacer teatro, televisión y cine. Nos cuenta que fue cautivada por las artes tradicionales de el país sureño y el folklore argentino, pero hubo una persona en especial que la inspiró grandemente, esa persona fue Mercedes Sosa, a quien conoció personalmente y con quien compartió momentos importantes en lo profesional (invitada a participar en sus espectáculos muchas veces) y en lo personal (fiestas familiares de la cantante argentina y compartir culturas <la turca y la argentina>en casa de Mercedes Sosa). Se refiere a ella como una mujer que conocía todas las musicas, una amante de la música. Fue gracias a esa relación profesional con Mercedes Sosa, la que le inspiró traer el folklore argentino a Montreal.

El periodista del diario “La nación”, Pablo Gorlero, hace mención de ella en su más reciente libro, en el cual la cataloga como una de las artistas más influyentes en la Historia de la comedia musical en Argentina. Después de hacerse un nombre respetable dentro del ambiente artístico argentino y de haber compartido escenario con los artistas más influyentes del país, como la ya menciona Mercedes Sosa y Carlos Saavedra, y de haber actuado en escenarios emblemáticos argentinos como el Teatro de la Ópera y el Luna Park de Buenos Aires, Irem Bekter decide hacer maletas en el año 2007 y emigra a Canadá, específicamente a Montreal. En esta ciudad, Irem continuó su camino innovador. Actuó en el Festival de Música multi-Montreal, acompañado por “Ensamble 8”. En 2008, funda el grupo “Irem Bekter et ses Diabluras” y presentó un concierto que llamó “Súpay”. Se ha presentado en importantes festivales en Canadá y en la provincia de Quebec, entre ellos el mundialmente famoso Festival de Jazz de Montreal. En el año 2011, graba con su grupo, Irem Bekter Quinteto, su primer CD, que denominó “PRIMERO”. La polifacética cantante estreno en 2013 su espectáculo “Vértigo en 4 Tiempos” (Espectáculo que habla de los tiempos de su vida <Turquia, Inglaterra, latinoamerica y norteamerica>), el cual ha tenido gran acogida tanto por la prensa como por el público y en el cual reúne artistas de varias naciones. Con este Show piensa abrir el 2016 su temporada de presentaciones. Recientemente fue la estrella invitada en el homenaje que se le rindió a Astor Piazzolla en el Theatre Maisonneuve de Place Des Arts de Montreal. Nos comenta que en su país de origen (Turquía), ya comienzan hablar de ella, hace poco fue invitada a participar en una emisión de la televisión turca. Habiendo pasado tanto tiempo fuera de su país de origen, haber vivido en Inglaterra, luego Argentina y ahora en Canada, Montreal. Le preguntamos, ¿A qué país representa? “Ciudadana del mundo. En realidad eso soy. Es muy difícil de decir, porque de nacimiento soy turca, pero no hablaba turco, sino hasta ahora, que he hecho un curso sobre la musica de mi pais y me ayudó a mejorar, a comprender mi idioma materno. Cuando hablo con la gente de Turquía me siento turca, cuando hablo con latinos, me siento latina. Ahora mismo acabo de dar unos talleres acerca de la danza en Inglaterra y por supuesto hablaba en ingles y me sentía de alla. De Canadá, no podría decir que me siento 100% quebequense, me siento montreales porque fue en esta ciudad que experimente la unión de todas esas culturas. Siento una gran pasión por todas las culturas, soy una persona muy curiosa, quiero saber, aprender. Quiero llegar a las raíces de las culturas. En Argentina donde hice mucha televisión, muchas cosas populares, aprendí a diferenciar la cultura de cada región y eso llamó mucho mi atención. Por eso puedo decir que me siento de allí. Además tuve mi hija allá, es decir mis raíces son latinoamericanas, deje mis raíces allí, mi hija nació en Córdoba, Argentina, y fue hecha en México” (risas). “Añoro de mi infancia, los colores, el mar de Turquía, la comida turca, la unión de mi familia”. Hablando a propósito de la felicidad, nos comenta: “La felicidad no se da todo el tiempo, creo que la felicidad se genera. Yo creo en la felicidad. Soy feliz cuando damos felicidad a los otros, ese intercambio de energía que se genera. Creo que soy privilegiada en el sentido de dar felicidad, cuando genero felicidad. Entonces puedo decir que si, soy feliz”. Ante los conflictos actuales que se viven en todo el mundo dice: “Yo creo que hay un Dios, pero no creo en la religión. Creo que las religiones las hizo el hombre. No creo que exista un Dios para cada religión, eso no existe. Me enseñaron a no hacer diferencia entre las personas. Eso de que si tu no eres como yo o piensas como yo, entonces no comprendes nada. No!!!, no. Eso es absurdo. Cada quien es libre de pensar como quiera. Hay que respetar al otro, respetar el ser humano, respetar la vida. Creo que el ser humano hoy tiene que ser mucho más inteligente para entender esto. Todo lo que pasa no es solo por religión, creo que si leemos e investigamos más, nos daremos de cuenta que hay algo más allá de la religión. Esto es un gran negocio. Creo que los países del primer mundo tienen mucho que ver en esto, todos son responsables, eso creo. De alguna manera todos somos responsables de los horrores que pasamos. Entonces, ¿Qué le diría a la gente para revertir un poco esa responsabilidad de culpa? “En primer lugar hay que educarse y tener un conocimiento profundo de la otra cultura, así uno no cae en ‘juzgamientos’. La educación abre la mente y nos da la posibilidad de comprender “el otro”. Abrazar las diferencias. Es nuestro deber siempre de enseñar, a través de nuestro propio comportamiento, valores humanos tan importantes. Tenemos que dar ejemplo. Así es para mi ‘amar al prójimo’, que no es una cosa fácil de lograr. Hay que hacerlo con paciencia y conciencia”.

#Arts #Spectacles #IremBekter

107 vistas